Aquellos que han vivido situaciones duras en el mar saben que al final, la tempestad pasa y todo vuelve a la normalidad, que después de la tormenta, llega la calma.

 

Estamos seguros de que la actual situación que estamos viviendo generada por el coronavirus, va a ser superada tarde o temprano y las cosas volverán a la normalidad. No sabemos cuánto durará esta “tormenta” pero lo que si sabemos es que la vamos a superar.

 

En el post de este mes, os queremos hablar acerca de Rodman y la sostenibilidad medioambiental. El actual modelo de crecimiento global está comprometiendo los límites físicos del planeta. El agotamiento de los recursos naturales, el aumento de la demanda de energía y los cambios en la composición química de la atmósfera están causando grandes desequilibrios en el medio ambiente y ponen en peligro el desarrollo de las generaciones futuras.

 

En este contexto, tanto la incorporación de procesos que reducen el consumo masivo de materias primas y energía no renovable como el desarrollo de nuevas tecnologías que promueven la gestión eficiente de los recursos, el uso de energía limpia y la reducción de emisiones de CO2 a la atmósfera parecen necesarios.

 

Rodman, desde sus inicios en 1974, siempre ha estado comprometida con su entorno natural, basando su modelo de negocio en encontrar soluciones tecnológicas innovadoras para la fabricación de sus productos para contribuir al desarrollo sostenible, respetando y cuidando el medio ambiente, buscando alternativas en los procesos de producción para permitir la fabricación mediante la optimización de los recursos naturales y la disminución de su impacto.

 

En 1999 formalizó su política en materia medioambiental y de ahorro energético, siendo una de las empresas pioneras en España dentro de su sector de actividad. En el año 2000, implementó su Sistema de Gestión Ambiental según la norma internacional ISO 14001. Desde esta época y año tras año ha implementado objetivos ambientales, a través de los cuales ha logrado reducir el consumo de recursos naturales, los residuos y la emisión de gases nocivos a la atmosfera.

 

En el año 2007, la empresa dio un paso más en su compromiso y se planteó como objetivo la obtención de la "Autorización Ambiental Integrada (AAI)" con el fin de proteger el medio ambiente en su conjunto, aplicando los principios de prevención y control ambiental de manera integrada.

 

Es en el año 2008 cuando la Autoridad Competente nos otorga esta autorización que entre otras medidas nos exige aplicar buenas prácticas y planes de seguimiento y control para la gestión del aire, el agua, el ruido, los residuos, el suelo, la atmosfera, etc. en relación con la legislación vigente.

 

La compañía siempre ha considerado que la forma más eficaz de mantener su compromiso con el medio ambiente, es mediante la integración en todas las áreas y a todos los niveles. Es por ello que en el año 2017 se plantea como objetivo un Sistema Integrado de Gestión (SIG), en donde la gestión del medio ambiente se realice de forma integrada con las de calidad y seguridad laboral.

 

Sus ventajas son evidentes: cada una de las normas de los diversos sistemas posee principios de gestión comunes por lo que un sistema integrado permite simplificar la documentación necesaria que ha de prepararse, con el consiguiente aumento de eficacia. De esta forma, cada vez que se modifica un proceso, se analiza su impacto global, y no únicamente desde una sola perspectiva, garantizando así que la mejora de un aspecto no perjudique a los otros.

 

Nuestra gestión con el consumo responsable del agua es la siguiente. No se llevan a cabo procesos productivos que demanden consumo de agua, solamente se necesita de agua para el endulzado y lavado final de las embarcaciones previo a la entrega al cliente final, con el fin de optimar y reducir este consumo, ponemos en marcha programas y medidas de gestión que nos permiten controlar el consumo de manera eficaz.

 

En términos de ahorro de energía, Rodman busca optimizar sus procesos de producción, haciéndolos más eficientes, económicos y sostenibles.

 

En cuanto a las emisiones de gases orgánicos volátiles (COV), Rodman redujo en un 50% la emisión global del 2005 al 2019, y seguimos trabajando en ello.

 

Para reducir los residuos sólidos tanto peligrosos como no peligrosos, llevamos a cabo prácticas de segregación, reducción, clasificación, valorización y reciclaje. Con estas prácticas, hemos logrado reducir las cantidades de residuos generados y aumentar el reciclaje y la valorización.

 

Por último, Rodman considera fundamental que todo aquél que forma parte del equipo humano de la empresa entienda que cada pequeño gesto es muy positivo para el medio ambiente. Por esa razón ofrece anualmente formación, a través de seminarios sobre aspectos generales y cursos más especializados sobre materias concretas. Además, cada año se organizan charlas de sensibilización ambiental y emplea todos sus soportes de comunicación interna para formar e informar al equipo humano sobre temas medioambientales.

 

Somos una empresa comprometida con el entorno y el futuro, buscamos establecer prácticas y procesos sostenibles que nos ayuden a reducir la generación de residuos y la contaminación atmosférica.

 

Creemos que con nuestra manera de actuar ayudamos a la mejora de medio ambiente, reduciendo el impacto ambiental de nuestra actividad empresarial.

 

Creemos en el desarrollo sostenible y la protección del medio ambiente, por lo que tratamos de reducir cualquier impacto negativo de nuestras operaciones en el entorno.

 

Por último, os queremos enviar un mensaje de ánimo y recordar la importancia que tiene, sobre todo durante la situación actual, cuidar el medioambiente y el entorno de trabajo. Nosotros seguimos aquí, trabajando y esperando a que todo esto pase. Cuando eso ocurra, os recibiremos con los brazos bien abiertos. Mientras tanto, os podéis poner en contacto con nosotros a través de nuestro correo info@rodman.es, estaremos encantados de atenderos.